Oficina

Plaza de Los Naranjos, 3 – Marbella
29602 | Málaga – España

hello@link.boutique

+34 663 741 216

link.boutique

SOLO (SE ES DJ) POR AMOR

 

El amor por la música es algo absolutamente imprescindible para ser DJ o productor, según la opiniòn del periodista musical -experto en música electrónica- Fernando Fuentes y desde lo que parte este artículo que, además, sirve para inaugurar el nuevo blog de Cáctus.

 

Mucho se habla, -sobre todo en esos nuevos espacios virtuales que son las redes sociales -y que han venido a sustituir a las plazas de los pueblos, los bancos en los parques urbanos, las charlas de ascensor y las barras de los bares- de lo qué es lo más importante a la hora de afrontar y enfrentarse a la siempre feliz idea de ser DJ o incluso -avanzando unos pasos más- convertirse en productor de música electrónica.

 

Pues no hay duda. Sin duda la principal razón que debe empujar a alguien a una de estas dos tareas, muy por encima de las demás, es su amor por la música. No puede existir mejor razón que ésa para que cualquiera se meta en un lío -tan tremendamente extraordinario, intenso y arriesgado como es sumegirse en las lides del diyeismo o en el fascinante proceso de creación de sonidos hechos con máquinas electrónicas (software y hardware)- y que tienen como objetivo final mover cuerpos y conmover almas.

 

En mis muchos años de carrera como periodista musical y DJ profesional -ya se extiende más de tres décadas- he visto de todo entre la rica y variopinta fauna con la que me he cruzado – y disfrutado- en cabinas, escenarios, festivales, backstages o, también, en la tranquilidad de una habitación de un hotel de lujo a la hora de entrevistar a uno de esos llamados Top-DJs. Lo peor que me ha sucedido ha sido darme cuenta de que ese artista que tenía frente mío -subido al stage, desarrollando su sesión antes decenas de miles de personas o contestando tranquilamente a mis preguntas sentado en un sofá chester- ya no estaba enamorado de la música de la que me hablaba o de los sonidos que salían por los enormes altavoces impulsados por su mente y sus manos. O quizá, en ese caso en particular, no lo estuvo nunca. Quién sabe.

 

Por todo ello estoy convencido de que solo hay una vía -forma o camino- por la que adentrarse -como se merece- en la música sea del tipo, estilo o género que fuere. Y es la que nos facilita la inquietud, la pasión y la emoción que somos capaces de sentir de pies a cabeza cuando la oímos, bailamos o imáginamos. Si estás pensando en dedicarte -aunque sea un solo minuto- a ser DJ o a crear sonidos desde la electrónica lo primero que debes hace es preguntarte, muy en serio, si tu querencia natural por ello es tan grande como para dedicarle todo el esfuerzo y exclusividad que ello requiere y exige. Si no es así, no merece la pena seguir. Si lo que te mueven son otros intereses -lo haces por pasta, molar o postureo- esto no es para ti. Busca otro hobby, otro entretenimiento, lo que sea. Ser DJ y productor es una profesión creativa -de tanta altura de talento y exigencia técnica- que merece tanto respeto como cualquier otra o, quizá, más.

 

En cambio, si tu amor por la música –en este caso electrónica- es tan palpable que solo con escucharla eres capaz de volar, sentir y soñar -con que quieres entregarle las mejores horas de tu presente y futuro más inmediato- ya estás tardando en empezar a disfrutar. Bienvenido.

 

PD: Si estás entre los últimos, sígueme cada semana en este nuevo blog de Cáctus. Es posible que nos hagamos muy amigos.

 

Fernando Fuentes_octubre 2018 para Cáctus

Foto principal: Elevate Festival 2018. Alba G. Corral & Alex Augier, end(O).

No Comments
Post a Comment

×